Vicaria Pastoral

Hay muchas noticias, en éste mundo pero a veces y sobre todo cuando no nos afectan de modo concreto, pasan como mera anécdota. Los cristianos también somos portadores de una Noticia, o más bien diriamos, de la Gran Noticia: “En esto consiste la vida eterna: que te conozcan a ti, el unico Dios verdadero y a tu enviado Jesucristo” (Jn 17,3).

 

Nuestra fe se centra en una Buena Noticia (Kerigma), Noticia que no solo es una palabra o una anécdota, es una Persona, Jesucristo el Señor, esta es la Gran Noticia que la Iglesia proclama sin cesar desde hace más de dos milenios, esta Noticia es la misma y la única, que se ha trasmitido fielmente y así seguirá hasta la consumación de éste mundo.

 

Pero, ¿Cómo es que esta Noticia se hace real en la vida de los hombres de nuestro tiempo? Es aquí donde entra la Vicaría de Pastoral. La Iglesia Universal ha de cumplir fielmente el mandato del Señor “Vayan por todo el mundo y anuncien el Evangelio” (Mc 16,15), con la finalidad de “Que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad” (1Tim 2,4) sin embargo, para cumplir ese mandato, se ha de hacer de manera ordenada y coordinada, de modo que también sea efectiva. Por ello existe una organización que nos ayuda para éste fin.

 

En la Diócesis (que es un territorio gobernado por un obispo), existe un modo concreto de seguir evangelizando, el obispo (pastor de la Diócesis) estructura el gobierno de su Diócesis, a través de instituciones que de manera particular trabajan en conjunto para el mismo fin: “llevar a Cristo a los que no lo conocen, y animar a los que ya lo conocen pero necesitan seguir creciendo”. Son las Vicarías que trabajan organizando el cómo llevar el Evangelio. Éstas Vicarías a su vez, coordinan los trabajos de evangelización de cada parroquia (un territorio más pequeño con un párroco de responsable).

En cada parroquia se debe vivir anunciando a Jesucristo muerto y resucitado y todos los esfuerzos en una parroquia deben estar encaminados a conocer, amar y servir a Dios, para eso es que existen nuestros grupos, ministerios y comunidades; son para que no deje de proclamarse al Dios vivo y verdadero. Dicho de esta manera suena sencillo y a veces hasta solo eso “un dicho”, pero para que sea realidad se necesitan planes concretos y que estos planes estén dentro de un “Plan mayor” que es el de la Diócesis; pero alguien tiene que animar, coordinar y evaluar que eso sea realmente realizado, es aquí en donde entra la Vicaría de Pastoral.

 

Son tres los verbos para manifestar el ser y el quehacer de la Vicaría de Pastoral:

  1. ANIMAR: corresponde a la Vicaría de Pastoral darle vida a los principios fundamentales de toda la evangelización, es decir, hacer operativo el mandato del Señor. Esto lo lleva a cabo creando o en su defecto, siguiendo los planes de pastoral que indique el obispo, dándolos a conocer a todos los colaboradores del Obispo (Presbiterio) de modo que haya una sola acción coordinada en la Diócesis.

  2. COORDINAR: “El coordinador no es el que hace todo, sino el que anima e impulsa a que todos hagan las cosas”, esto puede darnos a entender lo que es la labor de coordinación, es ser el director de la orquesta, quien va a la cabeza ayudando para que todos vayan al unísono.

 

  1. EVALUAR: “Un plan sin verificación es solo buena intención”. Entonces es así que la Vicaría  de  Pastoral también tiene la autoridad de evaluar el trabajo de las Comisiones y Dimensiones dentro de la Diócesis y que en las parroquias se esté haciendo real el Plan de Pastoral, que en última instancia, es el modo concreto en que se anuncia el Evangelio.

 

En conclusión: 

  1. Lo más importante para nosotros los cristianos es el anuncio de la Buena Noticia, pero ésta no puede ser llevada por acciones meramente espontaneas, sino que se ha de hacer de manera ordenada y coordinada, de modo que todos teniendo un mismo fin, unas mismas herramientas y sobre todo una única dirección podamos hacer real y efectivo el anuncio.

  2. La Vicaría de Pastoral es ante todo un ministerio, es decir, un servicio para el bien de la vida cristiana en la Diócesis.

  3. Ahora, desde la Vicaría de pastoral,  caminamos en dos lineas fundamentales en la pastoral de la Diócesis: Primero, fortalecer los procesos pastorales de cada una de las parroquias apoyando y animando con una red de evangelización. Segundo, avanzamos en la revisión y renovación del Plan Diocesano de Pastoral, a través de la metodología prospectiva y teniendo como base la Espiritualidad de Comunión, por lo que mediante un Equipo Central de anima, coordina y evalua a cada uno de los Epap´s (Equipos Parroquiales de Animación Pastoral).